Otro punto de vista [CUENTO SUFÍ]

Dibujo: Jesús Sorroche Cuerva

Un hombre vio a un pastor subido en una escalera. Llevaba una cabra en brazos y le daba de comer de las tiernas ramas de un árbol. Cada poco tiempo y cuando el alimento se agotaba, se bajaba de la escalera y buscaba una nueva posición para que su animal pudiera seguir tomando jugosas hojas verdes.
– ¿Qué haces ahí subido a la escalera? – le preguntó el caminante.
– ¿No lo ves? – contestó el pastor -. Doy de comer a la cabra.
– ¿Y cómo se te ocurre hacer eso? – volvió a preguntar de nuevo -. ¿No ves que así vas a tardar muchísimo tiempo?
– ¿Y qué prisa tiene la cabra?”

(Cuento tradicional de Oriente)

Vivimos en el mundo del reloj convertidos en el Conejo Blanco de Alicia en El País de las Maravillas. Siempre deprisa, siempre corriendo y siempre con la sensación atragantada de que llegamos tarde a todos sitios. Ese exceso de actividad lo transmitimos a todos aquellos que nos rodean: a los viandantes con los que nos cruzamos por la calle, a nuestros compañeros de trabajo, a nuestra pareja y amigos… y a nuestros hijos. Cada vez son más frecuentes los casos de niños que son presa de un ritmo frenético de actividad que los lleva de cabeza al paddle, al fútbol, al baile o a las clases particulares de algún instrumento o de algún idioma. No descansan, el tiempo libre para jugar o practicar alguna afición como leer, dibujar o hablar con los amigos escasea, se muestran irritables e irascibles, nerviosos e incluso duermen mal por las noches…

Quizá no es necesario forzar tanto, sobre todo si tenemos en cuenta que nosotros, los adultos, nos quejamos continuamente de esa falta de tiempo para, simplemente, no hacer nada. ¿Y si nos plateamos tener menos ocupaciones y disfrutarlas plenamente y, como dice el cuento, dar de comer a la cabra sin prisa alguna? ¿Y si nos esforzamos en reservar un pequeño espacio –tanto para nosotros como para ellos– para reposar, contemplar, disfrutar de una observación consciente de nosotros y del mundo?

Te animamos a empezar probando un paseo por el campo con tus hijos, disfrutando de todo lo que la naturaleza tiene que ofrecernos.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto la Política de privacidad

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>