Orientaciones para padres y madres para estimular el lenguaje

Desde el nacimiento, el bebé realiza una serie de conductas prelingüísticas (llanto, gritos, muecas, vocalizaciones, balbuceos…) que constituyen la base para el desarrollo del lenguaje; a través de la interacción con sus principales figuras de apego (sus padres) el niño irá desarrollando estas conductas comunicativas que facilitarán la aparición del lenguaje oral. Por este motivo podemos considerar que los padres son los protagonistas esenciales en el desarrollo del lenguaje oral de sus hijos. Para ayudaros en esta tarea os dejamos una serie de recomendaciones para estimular el lenguaje:

  • Empieza la estimulación desde el momento del nacimiento: aprovecha cualquier situación (el momento del baño, de la alimentación), háblale en un tono suave, afectuoso, cántale. Mírale a la cara mientras lo haces, así se establece el contacto ocular y además el bebé puede ver los movimientos de la boca mientras le hablas, movimientos que luego imitará.
  • Responde a sus vocalizaciones y balbuceos, imítalos, de esta manera iniciarás una “conversación” con él que le animará a seguir realizando estas conductas comunicativas.
  • Ten en cuenta que la comprensión del lenguaje se desarrolla antes que la expresión. Léele cuentos, muéstrale libros de imágenes mientras las vas nombrando, pídele que las señale, incluso aunque aún no haya aparecido el lenguaje Enséñale a seguir órdenes sencillas como “ven”, “dame”, “toma”, “mira”…
  • Aprovecha cualquier situación:
    • En el trayecto de casa al colegio y al revés; ya sea en coche o caminando, en el momento del baño… Podemos nombrar lo que vemos y explicar cómo es. Decir cosas que hay en la cocina, en el baño, las partes del cuerpo…
    • El lenguaje se desarrolla a través del juego y de la interacción con los demás. Juega con tu hijo a dominós, construcciones, puzles, narrando lo que vais haciendo.
    • Ayúdale a recordar lo que habéis hecho durante el día o días anteriores.

Por otra parte, es conveniente:

  • Utilizar vocabulario adecuado a la edad de los niños evitando diminutivos y un lenguaje infantil, no imites su lenguaje incorrecto por muy gracioso que resulte. Llama a las cosas por su nombre.
  • Corregir de modo indirecto haciendo que oiga varias veces la palabra que articula de forma incorrecta, ofreciéndole un modelo adecuado.
  • Mantener diálogos formulando preguntas abiertas, que no admitan como respuestas “si” o “no”.¿Qué has hecho hoy en el colegio?.
  • No interrumpirle cuando cuenta algo ni anticipar su respuesta.
  • Acostumbrar a los niños a que escuchen cuando se les hable y miren a los ojos.

NO se considera que haya problemas cuando hay errores articulatorios, a no ser que exista alguna alteración orgánica. Si sucede, no le demos a entender que habla mal.

Consuelo Palazón Núñez y Francisca Capel Torres son coautoras de PROLÉXyCO, el programa de desarrollo del lenguaje expresivo y comprensivo.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto la Política de privacidad

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>