Mi hija tiene TEA: mi experiencia

Mi nombre es Valeria Kiselova Savrasova. Soy filóloga, escribo y publico cuentos, algunos de los cuales son para niños y niñas con diversidad funcional.

Mi hija está diagnosticada de trastorno del espectro autista (TEA). Es aún pequeña y estamos pasando por todas las etapas necesarias para poder ofrecerle el mejor futuro: la educación e inclusión social.

Como todas las madres quiero proteger a mi hija y le deseo lo mejor. El diagnóstico de TEA fue impactante para nosotros y nos cambió para siempre. Antes del diagnóstico, al encontrarnos con la palabra “autismo”, imaginábamos algo terrible, algo que no tiene nada que ver con nosotros. “Esto no nos puede pasar a nosotros”, es algo que hemos pensando miles de veces. Hemos pasado muchas noches sin dormir, buscando información y negando la realidad. Hemos escuchado a los médicos y amigos que nos decían intentando consolarnos: “Ya hablará”, “Einstein empezó a hablar con 5 años”, “Cada niño va a su ritmo” y otras frases hechas. Pero una madre sabe que algo va mal: cuando notas gestos “raros” en tu hijo, cuando tu hijo no te contesta si le llamas, cuando temes salir a la calle por sus berrinches continuos, cuando tu hijo no señala con el dedo y no te pide nada…

Voy a contar nuestra experiencia y nuestros avances en la imitación, aprendizaje y comunicación que no se logran con milagros, sino con mucho apoyo y trabajo diario. Es importante rodearse de personas que te ayuden, leer mucho, expresar tus sentimientos y miedos, buscar soluciones diarias porque los problemas en el autismo surgen en cualquier momento. Es importante aceptar el diagnóstico y verlo como un camino hacia los avances de tu hijo. Cada avance es un paso más para empezar a conectar y comunicarse con el mundo. Cada niño es único y su personalidad no tiene por qué verse destruida por el diagnóstico. Paso a paso se logran avances grandes, solo hay que procurar tener mucha paciencia y conocimientos necesarios para poder mejorar la comunicación. No podemos ponernos metas grandes, es inútil pensar que tu hijo va a ser un genio porque tiene TEA. Pero es importante ayudarle a ser feliz: tener menos estrés y más comunicación.

En el siguiente post hablaré de los signos de alerta que hacen sospechar que el niño tiene autismo. ¡Hasta pronto!

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>