Especial Día del Libro: ¿Te atreves con el mindfulness?

Como en pasados años, aprovechamos el mes de abril para celebrar desde nuestra editorial el Día del Libro compartiendo algunas recomendaciones que nos parecen interesantes. Este año y en la entrada de hoy, nos vamos a centrar en propuestas que nos facilitan la aventura de adentrarnos en el maravilloso camino del mindfulnessque tantos beneficios trae a nuestra salud independientemente de la edad que tengamos.

Antes de nada y por si aún no lo tienes del todo claro. ¿Qué es el mindfulness?

El midnfulness es cualquier tipo de práctica que nos facilite el poner nuestra atención de manera consciente en el aquí y en el ahora para que podamos observar y aceptar el momento presente sin emitir ningún tipo de juicio.

Unas breves pinceladas sobre cada uno de estos elementos:

  • “Poner nuestra atención de manera consciente”: Es decir, no se trata de hacer algo para relajarnos tanto que caigamos en sueño profundo. No es eso. Cuando practicamos mindfulness, nuestra actitud es activa y ponemos nuestra atención de manera intencionada y consciente en algún “ancla” que nos permita estar en el momento presente (nuestra respiración, un objeto, una tarea, etc.).
  • “En el aquí y en el ahora”: Muy a menudo, parece que estamos presentes pero, en realidad, estamos muy lejos del lugar en el que físicamente nos encontramos. Nuestros pensamientos nos llevan hacia algo que ocurrió en el pasado y sentimos tristeza al recordarlo o bien nuestras expectativas nos empujan hacia un futuro inexistente y nos cargan de ansiedad y de angustia.  Esa parte nuestra que siempre está en el momento presente, que es lo que solamente y en realidad existe, es nuestro cuerpo. Por esta razón, el mindfulnessa menudo usa la respiración y la vivencia de nuestras sensaciones corporales para mantenernos en el aquí y en el ahora.
  • “Observar y aceptar el momento presente sin emitir juicios”: Tenemos tan arraigada la costumbre de hacer interpretaciones de la realidad y de emitir juicios que con frecuencia no somos capaces de simplemente observar y describir lo que está ocurriendo. Las prácticas de mindfulnessnos ayudan a no resistirnos a lo que nos sucede, a no luchar, a acoger lo que viene simplemente porque viene y a no sufrir porque la realidad no es como yo creo que debería ser o como me gustaría.

Después de estas brevísimas observaciones y sin meternos en más profundidades, ya podemos más que intuir los beneficios de convertir el mindfulness en una práctica diaria. Pasamos ahora a comentar brevemente algunos textos que nos han parecido interesantes tanto por la variedad de prácticas propuestas, como por la posibilidad de experimentarlas a nivel individual o en compañía. Muchas personas creen que el mindfulness es sentarse en la posición del loto y cerrar los ojos durante horas y horas. Nada más lejos de la realidad. Para empezar, puedes dedicarle desde 5 minutos a todo el tiempo que desees. Como siempre, tú decides. Y para seguir, el objetivo último del mindfulnesses poder llevarlo a nuestro día a día para vivir de una manera más saludable, tranquila, plena y amorosa y mientras nos relacionamos con las demás personas. Aquí van nuestras propuestas y, como siempre, te animamos a probar y a encontrar cuáles son las más valiosas para ti y para tu vida.

  • Mindfulness para padres e hijos, de Christopher Willard. Ed. Sirio. Más de 75 propuestas en las que el autor hace referencia, se adapta y se enfoca especialmente a las particularidades y necesidades de la infancia y adolescencia, aunque anima a las personas adultas a convertirse en modelos que transmitan la toma de conciencia y la práctica de la atención plena. Un extra interesante: un último capítulo en el que se hacen recomendaciones de propuestas que pueden ser usadas como herramientas en casos de necesidades específicas tales como cuadros de sintomatología depresiva o ansiosa, necesidad de regulación emocional o control de impulsos, interés por desarrollar la inteligencia emocional, etc.
  • Felicidad, de Thich Nhat Hanh. Ed. Kairós. Esta obra recopila las sencillas prácticas que el autor, monje budista y maestro zen nominado al Premio Nobel de la Paz, usa para transmitir la plena consciencia y la atención centrada en el presente a todas las personas que acuden a recibir sus enseñanzas. Contiene un capítulo especialmente dedicado a propuestas prácticas para llevar a cabo con los(as) más pequeños(as) de la casa.
  • Tónico para el alma, de Osho. Ed. Debolsillo. “La meditación como primeros auxilios para el bienestar espiritual”. El subtítulo ya nos lo dice todo. Un compendio de propuestas agrupadas en los siguientes bloques: 1. Serenarse: Libérate de la tensión mediante el alivio y la relajación. 2. Medicina para la cabeza: Doma la mente y (en ocasiones) prescinde de ella. 3. El arte del corazón: Nutre tu potencial de amor. 4. Llegar a conocerte: La búsqueda de tu rostro original. 5. Visión clara: Aprende a ver más allá de las apariencias. 6. El control del estado de ánimo: Vuélvete amo de tu mundo emocional. 7. Sexualidad y relaciones: Aprende a bailar con el otro. 8. Conexión cuerpo y mente: Ejercicios para la salud y la integridad. 9. El ojo del huracán: Mantenerte tranquilo, calmado y conectado.
  • La meditación y el arte de dibujar, de Wendy Ann Greenhalgh. Ed. Siruela. ¿Has probado alguna vez a dejar volar tu creatividad? Porque todo el mundo la tiene aunque esté más o menos escondida (y/o reprimida).
    En palabras de la propia autora: “Lo maravilloso del camino del dibujo con atención plena es que es un camino completamente práctico. Ya seas joven o mayor, rico o pobre, al margen de tu cultura o de tu género, todos podemos experimentar esta práctica de atención plena activa y creativa. Es un proceso dinámico que nos invita a relacionarnos con conciencia no sólo con nuestras mentes, sino también con nuestros cuerpos, con todo nuestro ser. Lo único que hay que hacer es dibujar, sencillamente, y todo lo demás vendrá solo”.
  • Mindfulness. Atención plena día a día, de varios(as) autores(as). Ed. NGV. Otro ejemplo de que no es necesario sentarse debajo de un platanero con los ojos cerrados para practicar la atención plena. 365 propuestas de experiencias para practicar la conciencia plena y la meditación a través de la elaboración de sencillas recetas de cocina, ejercicios corporales, dibujos, manualidades, reflexiones personales y textos que invitan a la introspección y a la vivencia de nuevas experiencias, etc.
  • Mi diario de meditación, de Catherine Barry. Ed. Aguilar. Por si prefieres trabajar por semanas, en este libro encontrarás 52 propuestas para llevar a cabo a lo largo de siete días consecutivos (o los que tú decidas). Cada una contiene: 1. El pensamiento sobre el que hacer la reflexión. 2. Breve explicación teórica relacionada con dicha idea. 3. Propuesta práctica para favorecer la vivencia. 4. Recomendación del Dalai Lama para llevar a cabo la meditación semanal.

Esperamos que algunos de estos textos sean de tu agrado y que nos compartas los tuyos. Y, por supuesto… ¡Feliz Día del Libro!

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto la Política de privacidad

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>