Atención temprana: ¿en qué consiste? (Parte I)

En el Libro Blanco de la Atención Temprana (2000) se entiende como Atención Temprana “al conjunto de intervenciones dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen riesgo de padecerlo. Estas intervenciones, que deben considerar la globalidad del niño, han de ser planificadas por un equipo de profesionales de orientación interdisciplinar o transdisciplinar”.

La detección precoz va dirigida a identificar a los niños con TEA tan pronto como sea posible para comenzar un programa de estimulación. Cuanto antes se inicie mejor será el pronóstico y la evolución del niño.

Los programas de atención temprana abordan distintas áreas funcionales con el objetivo último de estimular el desarrollo global del niño reduciendo la sintomatología asociada al TEA y mejorando así su pronóstico y evolución futura.

Dos de los principales objetivos de todos los programas de atención temprana son:

  • Crear motivación hacia la interacción.
  • Dotar de su sistema de comunicación.

Aunque como meta más deseable siempre es la adquisición del lenguaje oral antes de que éste comience a aparecer (y en los casos en los que esto no ocurre) se debe trabajar la comunicación, uso de la mirada, atención conjunta y acción compartida e impulsar el empleo de sistemas aumentativos/alternativos de comunicación. Dotar al niño de un sistema o medio de comunicación que le permita expresar sus necesidades y deseos es un objetivo fundamental.

Ocupan también un lugar muy destacado en los programas de atención temprana las capacidades de juego y uso funcional de objetos. Estos programas parten de la enseñanza del uso funcional de juguetes y objetos cotidianos para ir, poco a poco, descontextualizando su función hasta llegar a utilizarlos de manera simbólica. Es característica de los niños con TEA la presencia de un juego pobre, limitado y repetitivo caracterizado por la manipulación poco funcional y auto-estimulatoria de los objetos.

Los programas de atención temprana también deben incluir asesoramiento y formación a las familias. Que los padres aprendan estrategias y pautas de actuación que los ayuden a enfrentarse a problemas cotidianos ya que con frecuencia los niños con TEA tienen alteraciones de sueño, alimentación, dificultad en el control de esfínteres, etc.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto la Política de privacidad

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>